Conoce los detalles para cobrar una pensión por discapacidad

En España, hay varios requisitos y condiciones para poder cobrar una pensión por discapacidad. En esta reseña vamos a intentar aclarar todas las dudas que puedas tener sobre éste tema y conocer a quiénes se puede beneficiar de una pensión por discapacidad dependiendo del tipo, el grado y la forma en la que afecta al paciente y le impide desempeñar cualquier actividad laboral con normalidad.

pension-por-discapacidad

¿A qué llamamos pensión por discapacidad?

La pensión por discapacidad o incapacidad permanente es un subsidio que se le otorga a una persona que no es capaz de realizar las diferentes tareas que le pueda demandar un empleo, bien sea de forma parcial o completa, porque padece alguna enfermedad o ha sido víctima de un accidente que le ocasionó traumas o lesiones severas que le impiden desempeñar un cargo específico en el mundo laboral.

¿Cómo se clasifica la pensión por discapacidad permanente?

Existen cuatro tipos diferentes de subsidio que se otorgan dependiendo del grado de discapacidad que tenga el individuo, que se clasifican de la siguiente manera:

  1. Gran Invalidez: Cuando una persona no es capaz de desempeñar ningún oficio, y además también necesita asistencia para llevar a cabo actividades cotidianas, esenciales para la vida del ser humano en la sociedad.
  2. Discapacidad absoluta: Cuando la persona no puede desempeñar ningún oficio o profesión y por ende no puede trabajar
  3. Discapacidad total: Cuando la persona no es capaz de desempeñar su profesión actual pero podría trabajar en otro empleo realizando una actividad diferente a la que se dedica actualmente.
  4. Discapacidad parcial: Cuando la persona se encuentra incapacitada (pero no por completo) y su rendimiento para llevar a cabo una profesión disminuye más de un 33%.

En las pensiones por discapacidad también podemos encontrar ayudas y subsidios por lesiones permanentes no invalidantes. En este grupo tenemos todas las lesiones, deformidades o mutilaciones producto de algún accidente laboral o una enfermedad desarrollada por el trabajo con el pasar de los años. Si bien no representan una incapacidad permanente, sí atentan contra la integridad física del empleado, por lo que el Estado las toma en cuenta para ciertos beneficios.

¿Cómo se determinan las Cuantías de la pensión por discapacidad?

La cuantía de una pensión por discapacidad se determina dependiendo de la base reguladora y el grado de incapacidad permanente que se haya establecido y reconocido. Dicho esto, las cuantías quedarían así:

  • Cuarto Grado: Gran Invalidez: 100% de la base reguladora y un aumento del 50% que se le otorga a la persona que, legalmente, se encarga de cuidar al afectado o la persona discapacitada.
  • Tercer Grado: Cuantía Absoluta: 100% de la base reguladora para el solicitante.
  • Segundo Grado: Cuantía Total: Se aplica un 55% de la base reguladora y se aumenta un 20% luego de los 55 años de edad, cuando se considere que el solicitante tendrá algún obstáculo para conseguir un empleo en un sector diferente al que se encuentra actualmente o al que pertenece su formación profesional.
  • Primer Grado: Cuantía Parcial: Indemnización tanto alzado equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora a la que sirvió cuando podía prestar el servicio, para calcular la incapacidad temporal del individuo.

Condiciones para cobrar una pensión por discapacidad

Las condiciones y requisitos para disfrutar de una pensión por discapacidad están avalados por la Ley General de la Seguridad Social (LGSS). Algunos son generales y otros son dependiendo del tipo de discapacidad. Para poder optar por una pensión por discapacidad, generalmente, se debe cumplir con las siguientes condiciones:

  1. Tener cubierto un período de cotización, en el caso de haber sido declarado con incapacidad permanente total o absoluta, dependiendo de su edad y si la persona se encuentra de alta o no.
  2. Que el grado de la discapacidad esté confirmado por un Equipo de Valoración de Incapacidades después de hacer los respectivos exámenes requeridos por el estado.
  3. Estar de alta en la Seguridad Social o en una circunstancia parecida al momento de solicitar la pensión.
  4. Ser menor de 65 años y no ser candidato para beneficiarse de una jubilación no contributiva u otros subsidios por parte del Estado.
  5. Las personas declaradas con incapacidad permanente absoluta o gran invalidez no deben presentar ninguna clase de cotización y tampoco se tomará en cuenta si están en situación de alta o no.
  6. Haber cotizado una cantidad equivalente a 1.800 días en el caso de haber sido declarado con incapacidad permanente parcial a causa de una enfermedad frecuente, al menos 10 años antes del diagnóstico de la misma.
  7. Si la persona ha sido declarada con incapacidad por una enfermedad poco común o un accidente, no tendrá que presentar cotizaciones previas, sin importar su edad.

Para saber si tú o una persona cercana a ti cumple con estos requisitos para cobrar una pensión por discapacidad, haz una consulta en el portal del Ministerio de Educación desde tu navegador de preferencia

¿A quiénes está dirigida la pensión por discapacidad?

Las personas que pueden disfrutar de una pensión por discapacidad son todas aquellas que padezcan de una discapacidad permanente, tanto física como psíquica, sin importar si es de nacimiento o no, que cambien o anulen por completo su capacidad física, psíquica o sensorial, afectando su desempeño en diferentes aspectos de su vida.

También califican para este tipo de pensiones las personas que han tenido un tratamiento médico por algún tiempo pero aún así presentan una condición, síntoma o afección que no le permite valerse por sí mismo o desempeñar una actividad laboral apropiadamente.

Dicho esto, se entiende que la pensión por discapacidad va dirigida a cualquier ciudadano español con un impedimento físico y/o mental que limite de alguna forma su desenvolvimiento como ser humano en el mundo laboral. Como ya hemos explicado, la cuantía del subsidio va a depender del grado de la discapacidad del paciente.

Cómo solicitar la pensión por discapacidad

Lo primero que debes saber es que el organismo encargado de reconocer un estado de incapacidad permanente es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Saber si tu discapacidad califica para beneficiarte con la pensión por discapacidad es el primer paso. La tramitación del subsidio puede empezar por la Administración de la Seguridad Social, por una inspección de trabajo por parte del Servicio Público de Salud, por otros organismos colaboradores o por la propia persona interesada. Es muy importante usar un modelo oficial a la hora de hacer este trámite porque en él se colocan datos decisivos para crear y resolver el expediente del solicitante.

Ante cualquier duda, puedes pedir asesoramiento a los funcionarios que se encuentran en las Oficinas de la Seguridad Social, los cuales te pueden ayudar a hacer la solicitud y saber si cumples con los requisitos, o bien ingresar a la página web de la Seguridad Social desde tu casa sin tener que acudir personalmente a una oficina.

Una vez que hayas tramitado la solicitud y presentado todos los documentos que certifican que la persona califica para recibir la pensión por discapacidad, el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) creará una propuesta basándose en el informe médico emitido por el Instituto Nacional de la Seguridad Social y el informe de los antecedentes profesionales del interesado, para ser presentados posteriormente ante el organismo competente.

Hecho esto, el Director Provincial del Instituto en cuestión presentará una resolución en la que se va a reflejar el grado de la incapacidad y la cuantía de la pensión. Puede pasar que se considere necesario fijar un plazo para examinar la incapacidad para determinar si la situación del afectado mejora o empeora. Para más información sobre los requisitos para cobrar una pensión por discapacidad y cómo iniciar la solicitud acude a la delegación de tu provincia de la Seguridad Social.

Más sobre la pensión por discapacidad que te puede interesar

Ya te hemos dado casi toda la información que debes saber sobre la pensión por discapacidad, pero aún no hemos hablado sobre las incompatibilidades que tiene este beneficio con otros subsidios. Por ejemplo, la pensión por discapacidad no contributiva no puede ser otorgada a una persona que disfrute de la pensión no contributiva por jubilación, la condición por causa de la Asignación Familiar por hijo a cargo con Discapacidad, Subsidios de garantía de ingresos mínimos y las PAS (Pensiones asistenciales). Toma en cuenta esta información antes de solicitar una pensión por discapacidad, y, si lo consideras necesario, busca asesoría de tu caso particular para mayor información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *